17 febrero 2013

Políticas del Gobierno nacional provocan escasez de vehículos en el país

Los concesionarios están siempre vacíos. (Foto El Carabobeño)

AP

Venezuela es posiblemente el único país del mundo donde un automóvil se hace más caro al momento de sacarlo del concesionario.

Comprar una camioneta deportiva Ford Explorer 2012 implica un desembolso de hasta 1,2 millones de bolívares, el equivalente a unos 60.000 dólares en las calles, lo que representa el doble del costo de un auto nuevo, de acuerdo con el principal sitio de venta de autos usados en el país. Vehículos de modelo reciente Jeep y Ford Fiesta, usados, cuestan también el doble que su equivalente nuevo.

Ello va en contra de la tendencia en todos los demás lugares del mundo, donde los vehículos pierden valor en cuanto se venden.

La situación, de acuerdo con varios economistas, es resultado de los controles orientados al socialismo que ha impuesto sobre la economía el gobierno del presidente Hugo Chávez. Esas medidas han derivado también en carestía de productos básicos, como azúcar y harina de maíz.

En el mercado automotriz, esas políticas han casi agotado el inventario de vehículos nuevos, y los venezolanos que logran hacerse de uno suelen revenderlo de inmediato para sacarle una ganancia.

Para varias personas, como el gerente de banco Luis Villamívar, eso ha hecho que la compra de un automóvil se convierta en toda una odisea. “Es muy frustrante. Tengo el dinero que necesito para comprar un carro de un concesionario, pero no hay carros disponibles”, expresó Villamívar, quien lleva cinco meses tratando de comprar un vehículo.

Aunque las reservas petroleras probadas del país figuran entre las mayores del mundo, su mercado automotor ha sido golpeado por una serie de restricciones que han tenido algunas consecuencias indeseables.

A fin de reducir la fuga de capitales, el gobierno de Chávez ha mantenido un estricto control cambiario durante la última década, lo que dificultó que los venezolanos compraran dólares y generó un mercado negro, donde se puede comprar la moneda estadounidense, pero más cara.

Simultáneamente, el gobierno ha restringido la venta de dólares para empresas mediante una agencia oficial, lo que ha generado una escasez de divisas disponibles para las importaciones.

Como resultado, menos automóviles llegan en los barcos a los puertos del país. Y la producción en las ensambladoras en Venezuela ha caído en general, lo que ha agravado la escasez y ha elevado aún más los precios de los vehículos.

La escasez actual de dólares ha incidido también en que la inflación llegue al 20% anual, pero los concesionarios de automóviles se han negado a elevar demasiado sus precios, ante el temor de que las autoridades los acusen de especuladores, lo que pondría en riesgo su acceso a dólares baratos mediante el tipo oficial de cambio. La inflación ha elevado la demanda de los venezolanos por automóviles, apartamentos y aparatos electrónicos, como una forma de impedir que sus ahorros en efectivo se erosionen ante el alza en los precios.

Russell Dallen, corredor de valores en Caracas Capital Markets, pronosticó que una devaluación oficial, la cual entró en efecto el miércoles, acrecentará aún más la demanda de vehículos, pues la gente tratará de proteger sus ahorros frente a la inflación. “Está claro que los precios subirán y que las listas de espera para la entrega de un nuevo automóvil seguirán creciendo”, dijo Dallen.

Los legisladores que simpatizan con Chávez en la Asamblea Nacional han presentado una propuesta que busca controlar los precios de los autos nuevos y usados. Han acusado a muchos concesionarios de especular con los precios.

“En el negocio de compra y venta de automóviles hay muchas mafias que deben erradicarse. Hay irregularidades, tanto en las fábricas como en los concesionarios, y al final el perjudicado es el consumidor final, quien debe pagar sobreprecios exorbitantes”, declaró Elvis Amoroso, el legislador chavista que introdujo el proyecto.

Steve H. Hanke, profesor de economía aplicada en la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, advirtió que los intentos por controlar los precios no harían sino agravar la escasez.

“Podrán imponer controles de precios, pero si el precio es menor al del mercado lo único que lograrán es crear más escasez”, comentó. “Siempre habrá un mercado negro”, opinó. “No podrán controlarlo, tendrían que contratar a una gran cantidad de policías para controlar precios”.

Villamívar quería inicialmente una camioneta tipo Jeep Cherokee o Ford Explorer. Fue a concesionarios Ford, Chevrolet, Mitsubishi, entre otros, y hasta viajó a ciudades que se ubican a horas de distancia para inspeccionar concesionarios allá.

A donde sea que iba, los gerentes le decían que no tenían vehículos a la venta, aunque algunos ofrecieron ponerlo de primero en una lista de espera a cambio de dinero, lo cual él rechazó.

“Esto es como tratarse con la mafia”, dijo Villamívar al salir de un concesionario Volkswagen, donde no había ni vehículos disponibles ni lista de espera. Había una decena de autos en el salón de exhibición, pero ya todos habían sido vendidos.

“Estoy malgastando mucho tiempo y gastando mucho dinero para seguir buscando”, expresó. “Y en la medida que pasa el tiempo, los precios suben”.

Las importaciones de automóviles han estado disminuyendo desde noviembre del 2007, cuando el gobierno restringió la cantidad de dólares asignada a importadores, a fin de estimular la producción nacional.

Al año siguiente de la restricción de divisas, Venezuela importó 135.499 vehículos, un descenso de 59,7% comparado con el 2007, según la Cámara de la Industria Automotriz de Venezuela. El país importó sólo 17.680 vehículos en el 2011 y 25.296 el año pasado.

La producción a nivel nacional también ha estado en declive, de 172.418 vehículos en el 2007 a menos de 105.000 el año pasado, según la cámara del sector. Entre las compañías que tienen plantas ensambladoras en Venezuela están Ford, Toyota y Mitsubishi, así como la china Chery.

Para un concesionario, navegar por el inusitado sistema de cambio de moneda en el país implica solicitar a una comisión gubernamental que asigne cierta cantidad de dólares a fin de adquirir automóviles, al tipo oficial de 6,3 bolívares por dólar.

Si el concesionario recibe sólo una parte de los dólares solicitados, el dueño puede terminar ofreciendo menos vehículos o recurrir al mercado negro, donde los dólares cuestan más del triple.

La gran disparidad entre el tipo de cambio oficial y el que se observa en las calles ha producido listas de precios de vehículos nuevos que, si se calculan a la cotización oficial, parecen sumamente altas. Por ejemplo, una camioneta Toyota Fortuner nueva se anunció recientemente con un precio de aproximadamente 530.000 bolívares con el distribuidor. Es el equivalente a más de 84.000 dólares al tipo de cambio oficial. Pero calculado según el mercado negro, el precio es de menos de 27.000 dólares.

Los altos precios se compensan en cierto grado por el subsidio gubernamental a la gasolina, que se obtiene aquí al precio más bajo del mundo, el equivalente a 4 centavos de dólar por galón (un centavo estadounidense por litro).

En el concesionario Volkswagen a donde Villamívar había ido, el gerente Jorge Herrera admitió que algunos negocios exigen dinero sólo para colocar al cliente en una lista de espera, pero negó que su tienda lo haga. “La demanda es muy grande y la oferta es casi nula”, dijo Herrera.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.